sábado, 25 de julio de 2015

Ensaladilla

Un día en el trabajo nos explicó una compañera sobre una chica que trabajó hace años en la empresa. La chica era rara, y llegó a dejarse de hablar con varias personas por una discusión sobre la ensaladilla. Hablando de cómo la hacía cada una, ella dijo que NO VALÍA la ensaladilla congelada, sino que había que picarlo todo a mano, y hacerlo con productos frescos... jajajaja.

El caso es que yo ensaladilla como tal la hago pocas veces. Sí que hago la verdura pequeña, en plan ensaladilla, y la tomo con aceite y un poquito de vinagre (vinagre forever!!!!), y si acaso algo de atún, pero generalmente no la hago pringada de mahonesa.

Hoy os explicaré cómo la hago yo, cuando la hago casera (con las verduras frescas), sobre todo por lo que respecta a la cocción al vapor de las verduras, y luego ya el resto será lo que queráis añadir a vuestro gusto.

 

 INGREDIENTES
-Judía verde plana (lo más tierna posible, preferiblemente variedad perona)
-Zanahoria
-Patata

Para acompañarla:
-Huevo cocido
-Variado de aceitunas y pepinillos
 

PREPARACIÓN
-Lavar la judía verde, quitarle las puntas y los laterales, para evitar encontrarnos hilillos. Yo lo hago con el pelador de patatas, que se hace mucho más rápido que si lo hacemos con cuchillo y se desperdicia menos producto. Luego, picarla pequeñita.
-Poner la olla rápida con el accesorio para el vapor, y colocar allí la judía verde. Cerrar la olla, y cuando coja presión, bajar el fuego un poco y contar unos 4-5 minutos. Dejar que despresurice sola.
-Mientras se cocina la judía verde, pelar y picar en cuadraditos la zanahoria y la patata. Como la zanahoria es más dura que la patata y le cuesta más cocinarla, recomiendo cortar la zanahoria más pequeña que la patata.
-Cuando la olla haya despresurizado, abrimos la tapa, y veremos que la judía verde todavía está un poco al dente, y así es como debe estar, ya que se acabará de hacer en el siguiente paso. Añadimos encima la patata y la zanahoria. 
-Volvemos a cerrar la olla y la ponemos al fuego. Cuando coja presión, bajar el fuego un poco y contar 2-3 minutos. Cuando acabe, dejar que despresurice sola.

-Ahora ya podemos salar la verdura y mezclarla con cuidado con el resto de ingredientes de nuestro agrado, o guardarla en la nevera para hacer la mezcla una vez esté fría... eso depende de cómo la queramos consumir.


 NOTAS
-Cocinar las verduras al vapor hace que se pierdan menos vitaminas, y además se cocinan más rápido.
-Los tiempos son aproximados, y se deben comprobar con nuestra propia olla. Lo importante aquí es la idea de que las verduras se cocinan en tiempos distintos, y si lo metemos todo a la vez la patata puede acabar deshaciéndose.
-Lo que más se tarda en hacer es la judía, seguido de la zanahoria y por último la patata. La diferencia entre la zanahoria y la patata no se aprecia tanto, así que las podemos cocinar a la vez si cortamos los dados de zanahoria más pequeños que los de patata.
-Si añadimos guisantes, generalmente congelados, que no es tan fácil encontrarlos frescos como el resto de ingredientes, si son grandes los añadiremos con las judías, y si son especialmente tiernos y pequeños los añadiremos cuando pongamos la patata y la zanahoria.
-El poco caldo que queda del agua de cocción en el fondo de la olla se puede salar ligeramente, añadir un chorrito de limón y beberlo calentito. Está riquísimo.
-Si añadimos también un chorrito de limón a la judía antes de cocinarla, también mantendrá más su color verde, si os gusta podéis probar.
-Salando la verdura al final del cocinado, podemos apartar una parte para quien no pueda comer con sal, o para dársela a un niño pequeño. Habrá quien no necesite añadirle sal si luego le pone mahonesa, o atún o aceitunas.
-Si nos lo vamos a llevar a la playa, recordemos no añadirle una mahonesa casera que tenga huevo (sí podremos ponerle lactonesa casera, si queremos). Yo prefiero añadirle salsa industrial. En este caso, la mahonesa Ligeresa con yogur (caja Degustabox de junio) tiene un sabor fantástico y le va muy bien.
-Si además de mahonesa ligera, le añadimos atún al natural, como éste de Naturfresh 0% MG (caja Degustabox de junio), que está la mar de gustoso pese a no llevar aceite, nos damos un capricho sin que realmente tengamos por qué sentirnos demasiado culpables por el exceso de calorías.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras de Ligeresa y Naturfresh para probarlas y reseñarlas).

jueves, 23 de julio de 2015

Fusilli lunghi con falsa carbonara de coppa

Me encanta la pasta... y el arroz. Me resulta imposible no comer unos platazos enormes, aunque lo intente. Mira que mi marido come... pero sus platos de pasta o arroz suelen ser más pequeños que los míos... ¡alucinante!

Una amiga me regaló un paquete de pasta italiana Garofalo, unos fusilli lunghi. Esta pasta tiene de especial que tiene un pequeño agujero en el medio. Así pues, no la podríamos sorber, como podemos con espaguetti o tallarines, pero este agujero hace que la pasta sea más jugosa y si la cocinamos con alguna salsa de textura ligera, ésta penetrará por el interior de la pasta, quedando el conjunto más humedecido y suave.

El mismo día que me lo trajo también compré un poco de coppa, que se trata de un embutido italiano, bastante parecido a nuestra cabeza de lomo. Lo quise aprovechar para esta receta, y el resultado fue fantástico... os lo explico aquí mismo:


INGREDIENTES
-Pasta (yo fusilli lunghi de Garofalo)
-Champiñones (yo usé una lata de champiñones laminados, pero mejor aún si son frescos)
-Coppa (o bacon, o lomo...)
-Sal (sólo para cocer la pasta)
-Aceite o ajopere


PREPARACIÓN
-Pon agua con sal a hervir siguiendo las instrucciones del paquete de pasta (generalmente un litro de agua con una cucharadita de sal por 100 gramos de pasta).
-Mientras hierve el agua y se hace la pasta, haremos la salsa.
-En una sartén, saltear los champiñones con una cucharadita de ajopere. Echar la coppa o embutido a nuestra elección. Cuando esté hecho, añadir la nata vegetal, remover, bajar el fuego y dejar que vaya haciendo chup-chup hasta que la pasta esté cocinada. No debe hacer falta echar sal, por lo salado del embutido.


-Escurrir la pasta, colocar en el plato y añadir la salsa por encima.



NOTAS
-Recordemos que la salsa siempre tiene que esperar a la pasta, y nunca al revés, para evitar que la pasta se pase... pero como en mi caso la salsa se hacía en muy poco rato y esta clase de pasta no es de las más rápidas, podemos empezar a hacer ambas preparaciones a la vez. En caso de duda, mejor comenzar con la salsa o poner el agua a hervir pero no echar la pasta hasta que veamos cómo vamos con la pasta....
-No echar sal a la salsa sin haberla probado antes. Con bacon u otros embutidos del estilo, la salsa ya queda suficientemente sazonada y no suele hacer falta rectificar.
-Nunca había probado esta clase de pasta... está buenísima, la recomiendo. Su calidad es fantástica, no se pega en absoluto.
-Me ha gustado mucho el resultado de la nata vegetal de Sojasun. Pensaba que sería más líquida, pero su consistencia es ideal para usarla en cualquier preparación, sin aguar en absoluto el resultado. Más que recomendable.
También podríamos añadir más nata para que la salsa resultase con una textura más ligera y poder removerlo mejor.
-También se puede añadir queso (yo lo prefiero en polvo) por encima, pero para mí así ya quedó fantástico.






Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Sojasun cuisine para probarla y reseñarla) y también  ha sido redactado según el Código de Confianza C0C (no tengo relación alguna con la marca Garofalo pero me ha parecido un buen producto y he querido mencionarlo).

jueves, 16 de julio de 2015

Dip de garbanzos: receta exprés y de aprovechamiento

No recuerdo haber pasado en mi vida tanto calor como este verano... lo recordaré, sí... toda la vida.
Me cuesta hasta ponerme delante del ordenador, porque en la habitación donde lo tengo no hay aire acondicionado, y a ninguna hora del día o de la noche se aguanta este sofoco...

Pero quiero hacer un esfuerzo, que tengo varias recetas que me gustaría mostraros antes de las vacaciones... ¡a ver si lo consigo!

Y hoy os muestro una manera de tomar legumbres en verano, y que no nos entren los mil calores de la muerte. Un dip de garbanzos (que no hummus), que en realidad lo podéis hacer como os dé la gana, porque lo importante aquí es que os sepa rico...


INGREDIENTES
-Garbanzos cocidos (yo de bote)
-Tomate frito (casero o de bote... yo de bote)
-Sal para rectificar, si hiciera falta
-Aceite de oliva virgen
-Pimentón ahumado picante

PREPARACIÓN
-Lavar y escurrir los garbanzos cocidos. Ponerlos en un recipiente alto, para batidora.
-Añadir ajopere y tomate frito al gusto (cantidades al gusto, según nuestras preferencias y la cantidad que vayamos a hacer). Batir hasta obtener la textura deseada.
-Rectificar de sal si fuera necesario.
-Servir en un bol, tibio mejor que frío del todo.
-Añadir un chorro de un buen aceite de oliva virgen por encima y espolvorear pimentón picante, y acompañar de galletitas o verduritas (palitos de zanahoria) para mojar.


NOTAS
-Si cocemos los garbanzos en casa, para sopa o cualquier otra receta, quedarán más gustosos, y podremos también batir una pequeña cantidad de las verduras que hayamos añadido también a la receta.
-Además, si tenemos caldito de cocción, podremos añadir un poco si vemos que nos queda demasiado espeso, aunque también podemos jugar con la cantidad de tomate frito para conseguir el efecto deseado.
-Las cantidades van al gusto, como los garbanzos ya están cocidos, podemos ir probando hasta encontrar el punto que nos agrade.
-Muchísimo mejor si lo servimos tibio que frío, al menos a mi gusto.

-Yo los acompañé de galletitas Quelitas, de la caja de Degustabox, y son geniales porque no se rompen cuando queremos untar.


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente la muestra de Quelitas para probarlas y reseñarlas).

miércoles, 15 de julio de 2015

Degustabox junio

Hoy toca entrada de nuevos productos con Degustabox, con la caja del mes de junio, y la última colaboración de la temporada, pues en unas semanas empiezan vacaciones, que este año me las tomaré un poco más largas de lo habitual... jejeje.
Igualmente, os informaré del cierre de temporada cuando llegue el momento, lo que queda de mes seguiré publicando algunas recetas todavía.

Sobre esta caja, los productos me han gustado mucho, a ver qué os parecen a vosotros, os lo cuento...

Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional 4MFAP.

Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Aquí tenemos el lote al completo de este mes:


Y ahora los productos uno a uno.


Atún Naturfresh al natural 0% materia grasa (2,93 €)


Isabel es una marca de confianza, y tenía yo ganas de probar algún producto de su gama Naturfresh. Este atún es realmente 0% materia grasa, como podéis ver en la foto de debajo, ya que tiene tan sólo 0,4%. Es todo proteína magra, sin aceites añadidos, tan sólo agua y sal para su conservación.


Además, su envase es muy práctico, ocupa y pesa menos en la basura, y además permite sacar el contenido de cada ración entero, apretando en sus bordes (similar a cuando sacamos un flan industrial de su paquete para presentarlo en el plato)...

Un sabor fantástico, mejor que otros atunes al natural de marcas blancas, que no saben a nada, así que lo valoro muy positivamente. No te prives de ponértelo en la ensalada o ensaladilla rusa, o de usarlos para hacer unos pastelitos de atún en el horno o el micro, ideales también para el verano.

¡Ah! y no sé si habéis visto la imagen de Naturfresh, que es la bloguera Isasaweis. Si no la conocéis, buscad en la página de Isabel sus recetas, o entrad directamente en su página. Es videobloguera de belleza, salud, alimentación saludable y muchas otras cosas más. Muy bien que Isabel la haya escogido como imagen de marca, que a veces las marcas la pifian en ese aspecto y pueden incluso disminuir sus ventas por una mala elección de ese tipo.

-----


Sirope de caramelo Mary Lee (2,70€)


Un sirope con sabor a caramelo, ideal para acompañar tartas, helados o cualquier cosa que se te ocurra. Además, no lleva colorantes ni saborizantes artificiales. 
Su tapón antigoteo lo hace ideal (hoy en día los que no lo tienen suponen un problema, ciertamente).


Yo lo he usado para acompañar unas tortitas, y también como base para unos flanes de sobre, porque no tenía caramelo, y realmente no me gusta hacerlo yo en casa, porque no le encuentro el punto y me acaba sabiendo a requemado...


Muy buen sabor, lo recomiendo.

-----




Curiosas estas patatas, donde encontramos de los dos sabores mezcladas. Como se aprecia en la foto de abajo, se diferencian las de un sabor de las del otro (aparte del sabor, evidentemente) por el color. Las de queso más claritas y las de jamón más oscuras.
Ambos sabores están muy buenos, pero como siempre las de jamón tienen un sabor aún más salado y envolvente, de manera que si vamos cogiendo de ambos gustos a ciegas, las de queso quedan "camufladas" por las de jamón.


Creo que sigo prefiriendo comprar bolsas de sabores separados, colocarlas en 2 platos diferentes, e ir alternándolas a mi gusto, mejor que no encontrarlas aquí juntas, ya que las de queso no se disfrutan tanto.

Igualmente, el sabor de las patatas, y su textura son geniales. Muy crujientes y como se ve en las fotos, de tamaño bastante grandes.

-----




Una nueva manera de cocinar. En el envase tenemos los fideos y un sobre con los polvos que le darán el sabor. 


Hay que añadir 2 pechugas de pollo, 1 calabacín, 1 cebolla y 15 tomates cherry. Yo cambié la cebolla por puerro, y los tomates cherry por zanahoria.


Seguimos las instrucciones, pochando primero las verduras, luego añadiendo el pollo y después el sazonador, los fideos y el agua.





La verdad es que tiene un sabor muy rico. Eso de que la receta es para 4 personas lo pongo en duda, yo diría que más bien para 3, si ponemos una ensalada o algún otro plato más. Lo malo es que todos estos productos llevan alguna grasa de las malas y también, como siempre, mucha sal. 


Además, no es que te arregle una comida de urgencia tal cual, porque debes tener otros ingredientes para añadirle, y generalmente, al menos en mi caso, si se recurre a un preparado de este tipo, es porque no tienes otra cosa más que hacerte, aunque sí puede ir bien si quieres hacer unos fideos de manera especial, de manera premeditada y sin tener que comprar mil especias o potingues extra para poderlos cocinar, ya que los alimentos que hay que añadir son de los normales. 

-----




Ya hemos probado muchas otras variedades de los Jugoso a la sartén de Maggi en casa. En mis anteriores reseñas ya expliqué que podemos conseguir un resultado similar haciendo los "papeles" en casa, y así añadimos los ingredientes que realmente queremos, sin grasas hidrogenadas que no nos gustan. Pero para un apaño, como siempre, están muy bien. 


Este no es el sabor que más nos ha gustado, yo sigo prefiriendo la variedad de pollo a las finas hierbas. De todas formas, está muy bien, aunque acostumbrados a la salsa barbacoa, aunque la pechuga queda bastante jugosa por sí misma, nos sigue faltando un poco más de salsa líquida para mojar. Es decir, sabe a barbacoa, pero no lo suficiente o no tanto como estamos acostumbrados cuando le añadimos la salsa. 


La idea de estos papeles, ya sea en su versión industrial o si los hacemos caseros es ideal para comer pechuga de pollo "recalentada", ya que se mantiene mucho más jugosa que cocinada a la plancha solamente, así que es ideal para llevar en el tupper y no tener la sensación de que estamos comiendo una suela de zapato... jejejeje.

Buen producto si se usa de manera puntual o si no te importan las grasas hidrogenadas añadidas, porque aunque en la publicidad indica que no se debe añadir aceite, el preparado lleva sus grasas, y no de las más buenas...

-----




Me gustan mucho los tés, pero el gusto que les da a las infusiones las frutas ya es otro cantar, y con esto soy más tiquismiqui. El limon por supuesto que sí me encanta, pero la fresa, ni en zumo ni en infusión ni en nada similar. Así pues, al ver el sabor de este preparado sabía que no sería del todo de mi agrado.


El formato del producto está muy bien. Tiene una caña muy gruesa, que resulta extraña de usar. Yo, al menos, no recuerdo haber usado ninguna como esta. El problema vino cuando quise abrir el envase. No podía despegar la tapa como para dejar espacio a la caña, la caña tampoco es lo suficientemente dura como para poder romper la tapa, así que para no "liarla" tuve que usar un cuchillo. Esto puede suponer un problema si no nos encontramos en casa, de manera que es fácil que nos acabemos manchando si no lo conseguimos abrir fácilmente, como me pasó a mí.

El producto lleva azúcar añadido, para mi gusto resulta demasiado dulce y me tienta de añadirle un poco de agua o un cubito para rebajarlo. Igualmente, no da sed, sino que refresca, que es su cometido.

Seguro que me hubiera gustado más alguna otra versión, la de limón seguro que me hubiera fascinado.

-----




Me he vuelto fan de los siropes para endulzar con menos calorías y con productos con bajo índice glucémico. En los bizcochos y preparados no termino de encontrarle el punto, porque al añadir un producto en formato líquido la consistencia del resultado final es diferente, pero para todo lo que sea endulzar "en frío" no lo dudo ni un momento: Endulsana (y otros siropes similares) me encantan.

Disfruto como nadie con una cuajada a la que le añado sirope en vez de miel o azúcar. También para endulzar café, macedonia de frutas, yogures caseros, zumos naturales...


Y ahora ideal en formato sobre, para llevar en la bolsa del tupper al trabajo, o si en un bar no queremos usar los endulzantes que suelen ofrecer: azúcar blanco o sacarina.

Producto fantástico y un nuevo formato completamente ideal para llevar.

----




Me encantan los zumos de arándanos y otros frutos rojos, así que estaba encantada. Lo malo es que este zumo lleva azúcar añadido, y su sabor me resulta demasiado dulce. Es una pena, yo sigo sin entender por qué hacen los zumos tan dulces, y por qué les añaden azúcar. Yo consumo muchos edulcorados, y otros que no llevan nada añadido. Quizá los arándanos por sí mismos darían un zumo demasiado amargo, así que entiendo el endulzarlo, pero no a este nivel, y no con azúcar normal. 
Todavía espero el día en que los fabricantes de zumos se den cuenta y den un giro radical para presentar sus variedades con endulzantes naturales o acalóricos, y que el nivel de dulzor lo rebajen un poquito, porque me veo obligada a rebajar estos zumos con agua (o con un cubito de hielo) para no encontrarlo tan fuerte.

El resultado usándolo en un cóctel no lo sé, quizá entonces sí que combine y suavize, al añadirle bien de hielo, pero para tomarlo solo, le sobra dulzor.

-----




En esta época se suelen hacer ensaladillas rusas y similares, y la salsa tipo mayonesa se usa más que en el resto del año. Cuando vamos a transportarla, mejor que mejor que la salsa sea industrial, para no tener problemas de intoxicación por el huevo (aunque podemos sustituirlo por lactonesa (por favor, no tengáis en cuenta la foto, es de hace muchos años y es penosa...)), pero yo prefiero hacerlo con salsas industriales, para mayor tranquilidad. El problema es que hay muchas salsas que te indican que son "ideales para ensaladillas" y son espesísimas, y el resultado no es muy bueno, la verdad.

Con esta no tenemos ese problema, aparte de ligera (con menos calorías que las salsas normales) contiene yogur, lo que le da una textura más suave y menos densa, es decir, ideal para ensaladillas. Al menos a mí me ha encantado, y en breve os enseñaré cómo hago yo la ensaladilla en casa, de manera casera (no con preparado congelado). Veréis qué bien queda...

Me ha encantado tanto por sabor como por textura. El bote está tiritando ya, ummmmmmmmm!!!!!!

-----




Con ese nombre a lo mejor ni sabemos qué es.... yo lo llamaría "nata vegetal", así que lo usé como tal. 

Pensaba que tendría una textura muy líquida, pero no. La textura ideal para hacer una carbonara, y hasta para ponerlo en una pizza como salsa blanca, en vez de tomate. Lástima que no tenga foto de la pizza, porque quedó fantástica, pero la hice en un momento en el que la luz era pésima, y el hambre de los comensales apremiaba... jejeje.

Sobre la carbonara que hice para pasta, en breve os la enseño.

Buen producto, en un envase pequeñito, ideal para que no te sobre. Me ha gustado, ¡sí señor!

-----




Lo primero que pensé en cuanto los vi era que me iban a ir fantásticos para los gazpachos. Si fuera por mí me alimentaría todo el verano de gazpachos, con más o menos tropezones, pero sí... me encanta.

Con el de brick que se compra en el súper también, si le añadimos unos picatostes y algunos vegetales picaditos al gusto, le damos un toque y está bastante decente, aunque como el casero ninguno, eso está claro.


Todos los picatostes son sin gluten, así que fantásticos para los celíacos. Tanto mojados en gazpacho como en ensaladas están de vicio... y hasta comiéndolos solos también.


Me han gustado todas las variedades, aunque creo que la de ajo y perejil es mi preferida.


Un producto recomendable también, genial para celíacos, y para cualquiera al que le gusten los picatostes en general, pues su sabor es fantástico y no tienen nada que envidiar a cualquier otro producto similar que contenga gluten.


No sabría decir qué producto me ha gustado más, ya que este mes me han gustado todos mucho. Quizá pondría en segundo plano el zumo y la bebida de té, y también las patatas, y me quedaría con el resto, pero sin poder hacer un ránking, ¡que esta vez me resultaría muy difícil!

En breve os pongo las recetitas, quizá en sprint, pues en breve me tomo unas vacaciones largas, sin fecha fija para reemprender el blog, por un muy buen motivo. :-)


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).

martes, 23 de junio de 2015

Bizcochitos de nata rellenos de mermelada

Hoy tocaría coca, pero yo nunca la hago. O la hace mi hermana, que la hace bien rica, o la compramos. 
Me gusta el olor a pólvora, pero no los sustos y miedo a quemarme o que me explote uno demasiado cerca así que, como casi todos los años, nos quedamos en casa. Hoy será una cena guarri donde las haya: pizza y después coca... pero ya lo equilibraremos comiendo bien el resto de la semana... jejejeje.


Os presento unos bizcochitos de nata, con un relleno muy especial. En ellos uso 3 productos de la caja de Degustabox de abril, y que todavía no había publicado, porque como siempre, voy con retraso.


Los bizcochos llevan Nata para repostería de Central Lechera Asturiana que aporta una esponjosidad especial a los bizcochos, también azúcar BC, que usando sólo la mitad obtenemos un sabor fantástico y mermeladas Cocina Selecta de zanahoria y calabaza, de La Vieja Fábrica, que le dan al relleno un gusto ideal.


INGREDIENTES
Para los bizcochitos
-200 ml. de nata Mi nata para repostería
-75 gr. de azúcar BC (o 150 gr. si usamos azúcar normal)
-3 huevos
-1 gota de esencia de limón
-200 gr. de harina bizcochona (si usamos harina normal, añadir 10 gramos de impulsor químico/levadura Royal)

Para el relleno y frosting
-Mermelada de zanahoria Cocina Selecta La Vieja Fábrica
-Mermelada de calabaza Cocina Selecta La Vieja Fábrica
-120 gr. de queso batido 0%
-50 gr. de azúcar glass
-30 gr. de mantequilla sin sal
-Canela molida




PREPARACIÓN
Para los bizcochitos
-Precalentar el horno a 180ºC.
-En un recipiente, añadir el azúcar, la nata, los huevos y la gota de esencia de limón, y batir todo.
-Incorporar la harina bizcochona (o harina y levadura) y mezclar bien.
-Vaciar la mezcla en los moldecitos de silicona elegidos (o un molde grande, si preferimos).
-Introducirlos en el horno y dejarlos durante el tiempo que estimemos hasta que al hacer la prueba del palillo esté cocinado:
15 minutos en mini-moldes de corona
20 minutos en mini-moldes sin agujero central
25/30 minutos en molde grande
-Dejar reposar los bizcochos (si los desmoldamos en caliente se nos romperán). 

Para el frosting
-Mezclar con batidora el queso batido 0%MG con la mantequilla y el azúcar glass, hasta que tenga la consistencia deseada y el dulzor que nos interesa. En mi caso lo quería bastante líquido, para escurriera por los pastelitos. Meterlo en la nevera para que tome un poco más de consistencia.

Montaje y relleno
-Desmoldar los pastelitos, una vez estén tibios y/o fríos.
-Abrirlos por la mitad.
-Rellenar con las mermeladas al gusto (yo puse mermelada de zanahoria en los más grandes sin agujero, y mermelada de calabaza en los de corona).
-Cerrar los bizcochos. Echar el frosting por encima, al gusto. Espolvorear canela.
-Si no los vamos a tomar al momento, guardar en un recipiente bien tapado en la nevera.



NOTAS
-Si usáis azúcar normal, que no sea BC, recordad poner el doble de cantidad.
-Podéis rellenarlos de la mermelada o crema que más os guste.
-Podéis hacer el frosting con queso crema tipo philadelphia, y añadiendo mucho más azúcar, yo lo quise hacer algo más ligero, tanto de calorías como de textura, para que fuera más bien líquido.
-Recomiendo hacer los bizcochos en moldes pequeñitos en vez de uno grande, para poder comerlos sin que al servirlos se destrocen.
-Si no los vais a consumir todos al momento, guardadlos en la nevera. Casi están más buenos una vez reposados y fríos.
-Quedan absolutamente fantásticos, no dudéis en hacerlos. No dan demasiado trabajo, pues la masa es muy simple, y quedan muy bonitos, si los servimos en platitos individuales adornados con alguna cereza en almíbar o como se os ocurra.






Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras de nata Central Lechera Asturiana, azúcar BC y mermeladas de zanahoria y calabaza La Vieja Fábrica para probarlas y reseñarlas).

martes, 16 de junio de 2015

Degustabox mayo

Hoy toca entrada de nuevos productos con Degustabox, con la caja del mes de mayo. Este mes lo más destacable ha sido que se me ha caído la caja, y uno de los productos se ha roto y no lo puedo valorar, sólo el olor... jejeje.

Además, algunos productos me han gustado mucho, y otros no demasiado. Os lo cuento aquí abajo...

Si todavía no sois fans de su página en Facebook os estáis perdiendo la oportunidad de participar en concursos y estar informados de todas las novedades. También os recuerdo que en Twitter podéis contactar con ellos a través de su cuenta, o mencionarles @Degustabox.

Ya sabéis que cada caja tiene un precio de 14,99 € (gastos de envío incluidos), pero podéis adquirir la primera caja por 9,99 € si ponéis como código promocional XWED7.

Si queréis ver el contenido de las otras cajas que ya he recibido, podéis chafardearlas aquí.

Aquí tenemos el lote al completo de este mes:


El producto que falta en la foto es el Verdejo de Codorniu. Se trata de un verdejo de intensos aromas a manzana y notas a cítricos, de burbuja chispeante y baja graduación (5,5% vol.), con el equilibrio perfecto entre dulzura y acidez. Sólo pude valorar su aroma, y es que se precipitó desde la mesa hasta el suelo y bueno... podéis imaginar...

Y ahora los productos uno a uno.

Alpro Almendras sabor chocolate, de Central Lechera Asturiana (2,19 €)


Me encantó cuando hace unos meses probé la variedad de Alpro Arroz, y como aquella vez venía un vale de descuento para productos de la marca, no dudé en usarlo y probar también la bebida de avena. Y es que por mi parte ya conocía la marca, que me la recomendaron para la bebida de soja, personas a quienes no les gustaba el sabor de la bebida de soja de otras marcas.
Ya sabía que no me defraudaría, y estaba en lo cierto.

Un sabor a chocolate, con el regusto de almendras tostadas... ideal para tomar en cualquier momento del día y hasta para mojar galletas... jijijiji.


De nuevo volveré a usar el vale de 50 céntimos de descuento, para ésta o cualquier otra variedad de la marca. Todas están buenísimas y por gustarme, me gusta hasta la forma del envase. ¿Qué más se puede pedir?


-----


Galletas Diabalance doradas al horno (1,69 €)



Con un 19% menos de carga glucémica, son ideales para ayudar a normalizar los niveles de glucosa. No tienen azúcares añadidos, sino edulcorantes. Como otros productos de la marca que ya hemos probado, son ideales para diabéticos y personas que deben controlar su nivel de glucosa, pero no quieren renunciar a comer cosas ricas.


Están la mar de ricas, además envueltas en paquetitos, para que las puedas llevar en el bolso y tomarlas como tentempié en cualquier sitio. De nuevo un OLE bien grande por la marca. ¡Me encantan sus productos!


-----

La Vaca que ríe palitos sabor campesino (2,19 €)


Para mí La Vaca que ríe es una marca que me inspira total confianza. Sé, antes de probar el producto, que me va a gustar.
Recuerdo de pequeña que no era muy fan de los quesitos en porciones, y sobre todo una de mis hermanas lo era, y mucho. Años después descubrí que el problema era la marca de quesitos, que aunque la que a ella le gustaba tanto era una archiconocida de mucha calidad, yo los encontraba muy duros y poco sabrosos. Cuando compré La Vaca que ríe la cosa cambió. Comencé por los Apericubos, para pasar a las porciones y, más adelante a las porciones light. Llega hasta tal punto mi obsesión que siempre que voy a algún súper y están de oferta, tengo que cargarme con varios paquetes. Mi marido a veces me mira con cara de susto y me dice que no hay nada que me impida respirar mientras me los como, y es que van a la boca enteritos... ummmmmmmmm!!!!


No había probado estos aperitivos, así que era nueva. Cada paquetito tiene un dibujo diferente afuera, y cuando lo abres tiene una letra del abecedario, supuestamente para coleccionar, aunque yo espero que cuando tenga hijos no me pidan coleccionar esas cosas, porque me parece una chorradaaaaa demasiado chorra.
El sabor del queso fantástico, y el de los palitos también, aunque luego noté que se me repetían un poco durante un buen rato, será por las especias...
Para mi gusto, faltaba algún palito más, que realmente cabrían en el mismo envase tal como está diseñado, aunque también tiene su gracia eso de acabar metiendo el dedo o la lengua en el apartadito del queso para rebañar bien el envase.
Una merienda ideal para los peques que no son muy glotones, y más rica y saludable que la bollería industrial, por supuesto.


-----

Latte Macchiato para llevar Illy Issimo (1,75 €)


Una botella de 250 ml. listo para tomar, frío o del tiempo. Nosotros decidimos tomarlo fresquito, pero nos resultó que, pese a ser latte macchiato, por lo que consideramos la variedad más floja que se trata de leche con un poco de café, le faltaba bastante azúcar, pues el sabor a café era muy fuerte.
Eso para nosotros, que no somos amantes del café, pero seguro que a los cafeteros les resulta fantástico... Así pues, me lo esperaba más flojo o más dulce, no fue del todo como lo desearíamos.


-----

Kelia polos Palotes y Kelia polos sin azúcar (1,95 €)



Nos encanta tener polines en casa. Sí... en mi casa se llaman así, ¿en la tuya no?
El año pasado compramos en una grande superficie 3 packs de una marca conocida, porque había oferta de 3x2, y... ¡puaj! una calidad horrenda. Cuando lo chupabas el hielo se quedaba blanco, por no hablar de lo artificial de sus sabores (el de limón parecía que estabas tomando fregasuelos o ambientador del coche...)
Pero sabía que con los Kelia esto no me iba a pasar.
Efectivamente... tanto la versión con azúcar como la de sin tienen unos sabores muy ricos, cuando chupas el polo no se queda el hielo blanco, y tienen el tamaño justo para tomar algo fresquito después de comer.
Recuerdo haber comprado anteriormente la variedad de Kelia sin azúcar y volverme loca luego por no encontrarlos de nuevo. Los buscaba sin azúcar y eso parecía misión imposible. Aunque en realidad los normales no tienen tanto azúcar como para que suponga un gran problema si lo que queremos es cuidar la línea, ya que lo que más llevan es agua, pero vamos, los prefería.
Los de Palotes, sin colorantes artificiales y con una pequeña cantidad de zumo de frutas, son más sanos que otros del mercado, sin renunciar al sabor, sino que además lo acentúan y nos resultan más ricos.


Todavía no hemos probado todos los sabores (fresa, melón, naranja, cereza y cola-mora), pero de momento estamos encantados con todos. Bravo por ambas variedades.


-----

Royal creaciones mousse de Oreo (2,99 €)


Una mousse con sabor a Oreo requeterápida de hacer... seguro que iba a estar muy rica, aunque cargada de azúcares y grasas de esas que me dan un poco de miedito. Pero vamos, por una vez no pasa nada.


Se prepara fácilmente, sólo añadiendo leche fría a los polvos, y batiendo. Veremos que espesa en seguida. En el envase vienen tanto las mangas pasteleras como los minivasitos (tamaño chupito/aperitivo), así que podemos combinar la mousse de nata y la mousse de chocolate de galleta Oreo para presentar unos postres delicatessen la mar de bonitos.


Yo puse un poco más de leche en la mezcla de la mousse de chocolate, y nos gustó más esa capa que la de nata, así que si os pasáis un poco con la cantidad de leche que pone en el envase no sufráis, que quedará igualmente rico.

 

 

Ideal meterlo en la nevera de nuevo antes de consumirlo, porque espesará un poquito más. No descarto comprarlo en algún otro momento si tengo invitados a comer y quiero fardar de postrecito mono así en formato mini.


-----

Ice tea limón de Grupo Celfa (1,49 €)


Se trata de unos sobrecitos con la mezcla de té, limón y edulcorantes para disolver en un litro de agua fría y convertirlo en una agradable bebida de té al limón.
Ya había probado otros similares de otras marcas, y no he encontrado diferencia. Quizá estos se disuelven mejor y no quedan posos abajo, pero para mi gusto pecan de lo mismo: un dulzor excesivo, que no encuentro tan acusado en los productos que ya vienen preparados. Esto se arregla poniendo algo más de agua, o hielos, así que no supone un gran problema.
La ventaja para mí, además, es que prefiero tener agua fría por litros y litros en la nevera, y en caso de querer tomar una bebida, pongo el agua fría en una jarra y le añado al momento los polvos para convertirlos en bebida.

 
Y eso me recuerda a otras bebidas de la infancia de sabor naranja, limón o tropical, que estaría bien rebuscar en el súper para comprarlas y ver si están tan ricas como recuerdo... jejeje.

-----

Hellmann's sabor Wasabi (1,75 €)


Ya hemos probado otras salsas Hellmann's, y ha habido de todo: las que nos han encantado y las que no hemos sabido darles salida porque no nos han terminado de gustar. ¿En qué lado estaría ésta?

Pues aunque lo hemos intentado, como ya era de esperar, y como no nos gusta el sabor del wasabi original, no nos ha gustado ni mezclado con pescados, ni con patatas. Al principio sí es agradable, y muy cremosa, pero el regusto que deja no nos invita a repetir. Se la daré a mi hermana, que sé que es una fan del wasabi y consumen sushi de manera habitual. Espero que ella le encuentre la gracia que nosotros no hemos sabido encontrarle.


-----

Minute Maid Limón&Nada con un toque de miel (1,31 €)


Cuando salió Limón&Nada original, la compramos varias veces, y nos encantaba. Luego probamos la versión con toque de hierbabuena y se nos cayó un mito. Me encantan los chicles de hierbabuena, pero las bebidas que la incorporan me acaban resultando muy cargantes, porque es un sabor muy envolvente que acaba camuflando el sabor original.
Con este producto también estaba con la duda... ¿nos gustaría como la original o nos disgustaría como la versión con hierbabuena?


Pues esta vez nos encantó. Tiene el toque de miel justo, lo suficiente para hacerla especial, pero no para resultar cargante. Quería hacer algo especial con ella, pero no lo conseguí. Mi marido estaba pintando una habitación y hacía mucho calor, así que vasito a vasito nos lo acabamos en un santiamén, y quedamos bien refrescados.

 
En el envase (muy chachi con las rayas amarilla y negra, simulando una abeja) dice que también se puede tomar calentito en invierno, y resulta una idea atractiva, así que la volveremos a comprar en invierno a ver qué tal sienta cuando estemos resfriaditos... jejeje.



Por otra parte, como producto extra de este mes tenemos la infusión iTonic de Cuida-té como compensación por otro producto de la marca que debía haber llegado en la caja anterior pero que tuvo problemas logísticos y no nos llegó.

 
Se trata de una infusión de cardamomo y naranja para añadir al gintonic, que se infusiona en frío: se echa hielo y ginebra en la copa, seguidamente la infusión y la tónica. Se deja infusionar de 3 a 5 minutos y se disfruta.

 


Como en casa no nos gusta el gintonic, ni tenemos ginebra, hice la infusión en agua fría, para probarla. Le da un ligero sabor a naranja y cardamomo (únicos componentes de la bolsita de infusión) que será muy agradable en combinación con otros ingredientes, aunque por sí solo no tiene gracia.
Se lo voy a regalar a mi hermana, que le gustan los gintonics igual que el wasabi... jijijiji. Seguro que le saca provecho.



Como valoración general de la caja, y obviando que no puedo opinar sobre el verdejo de Codorniu, hago un ránquing de productos (el 1 el que más me ha gustado):

1) Alpro Almendras y chocolate
2) Minute Maid Limón&Nada con miel
3) Royal creaciones mousse de Oreo
4) Diabalance doradas al horno
5) La Vaca que ríe palitos sabor campesino
6) Polos Kelia sin azúcar y polos Palotes
7) Ice Tea de Celfa
8) Latte Macciato de Illy Issimo
9) iTonic de Cuida-té
10) Helmann's wasabi


Este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C (Degustabox me ha proporcionado gratuitamente las muestras citadas para probarlas y reseñarlas).